31 ago. 2004

Esas fotos....

... es que mi servidor no me deja entrar por ftp...

Estas vacaciones no se puede decir que hayan sido un alarde de actividad física ni mental por mi parte.

Para un elemento que hace deporte prácticamente a diario, el haber jugado un par de partidas de básquet (veintiunos y uno contra dos/dos contra uno), un par de clases de windsurf, y cuatro o cinco salidas en bicicleta a explorar los caminos de BTT del Baix Empordà, se puede decir que es estar parado durante un mes.

Extrañamente, desde ayer, tengo cargado el gemelo de la pierna derecha, a ver si mañana en karate al hacerlo trabajar un poco se despierta y me deja de molestar.

En cuanto a la lectura, las horas de avión que tenía por delante me enviaron a la librería en búsqueda de libros que me hicieran más ameno el viaje, 31 canciones de Nick Hornby (el de Alta Fidelidad) y El capitán Alatriste de Pérez-Reverte, fueron los elegidos. A la hora de la verdad, cogimos el avión habiendo dormido un par de horas y leí poco en el avión, eso en la ida, porque en la vuelta apagaron las luces y mi gozo en un pozo.

Así que me los leí en Sant Antoni, ninguno de los 2 libros me ha apasionado, en especial el primero, que es una ida de olla del autor hablando de sus canciones favoritas, quizá debería ponerme de una vez el ADSL en casa y bajarme esas canciones para comprobar si valen la pena o no, en cualquier caso el autor anima a los lectores a que hagamos nuestra lista de canciones y lo que nos recuerdan y producen. Quizá algún día, hay tantas canciones...

El Capitán Alatriste no deja de ser la presentación de la saga que lo continúa, así que iré a visitar la Biblioteca a ver si está la segunda parte.

En la semana del medio que estuve en Granollers, me acabé de leer Besar el vellut de Sarah Waters, que fue el libro del mes de Julio, quizá de parte de Junio también, se me hizo largo, a parte de los calentones que se cogen leyendo las escenas de lesbianismo, el libro no es de los que te obliga a luchar con tu conciencia para parar de leer para cumplir con otras obligaciones.

Ahora me estoy leyendo La brújula interior, que venía de regalo con la revista Emprendedores que me compré para leer en la playa al no encontrar la revista Maxim que anunciaban en la tele esos días entre los deportes olímpicos... donde salía mi amor platónico de hace unos años cuando fue Miss España (María Reyes).

30 ago. 2004

Esa bachata...

Sí, el título debería ser De vuelta, pero había que ser original...

un mes de vacaciones es el plazo que nos suelen dar para recuperar las energías que perdemos durante los otros 11 meses del año.

A mí me gusta hacerlo entero, un mes en el que hago lo que me viene en gana en el momento en el que tengo ganas, siempre que la climatología lo permita, está claro, porque no va a salir uno en bicicleta a las 2 del mediodía con el sol que pega en agosto... por poner un ejemplo.

Este año hemos tirado la casa por la ventana y hemos probado un Todo Incluido en Punta Cana.

Ahí sí que se puede probar lo que es no hacer nada de nada, el sueño de cualquier vago, por lo tanto un sueño cumplido...

Después una semanita en casa haciendo el vago y disfrutando del juego de fórmula 1 en red con mi hermano pequeño.

Y para acabar, a ponerse moreno de verdad, pues con la crema 25 volví blanco de República Dominicana, en Sant Antoni de Calonge, mi destino habitual en el mes de agosto, este año solo 15 días pero que siempre son de agradecer.

Este año me he llevado la bici de montaña en vez de la de carretera, pero los caminos de montaña allí los vi muy peligrosos con mucha roca tipo costa brava, valga la redundancia, así que he hecho algo de carretera con la bici de montaña.

Y pese a no tener ningún interés en verlos, al final he visto mucho de los Juegos Olímpicos, donde una vez más se ha demostrado que, en eliminatorias por equipos, España no tiene mentalidad ganadora y pido la dimisión inmediata de los comentaristas del balonmano de TVE.