30 jun. 2015

The forever war

Otro premio Nebula al saco, aprovechando o huyendo de la ola de calor, he podido acabar en la playa este interesante libro sobre una guerra que dura y dura, pero que para el protagonista sucede en pocos años debido a los viajes a la velocidad de la luz que se ve obligado a hacer para luchar en esta guerra contra una especie alienígena de la cual se sabe bien poca cosa.

El final es evidente desde el principio, destrucción o entendimiento, uno de los dos. No diré cuál es.

El libro trata tanto de la guerra como de la evolución de la Tierra durante los mil y pico años que dura el conflicto, teniendo en cuenta que comienza en 1996, podemos ver que en este caso el escritor de ciencia ficción fue bastante optimista en cuanto a nuestra evolución en materia de viajes espaciales.

Me ha gustado, no es nada del otro mundo (bueno, sí, claro, va de eso), quizás sea un libro que inspiró a Card en El Juego de Ender y sus secuelas.

En fin, un buen libro para leer entre baño y baño en las fresquitas aguas de la Costa Brava.

28 jun. 2015

Tontos

Si prestas dinero a alguien que sabes que no te lo va a poder devolver, se definiría como un acto benéfico.

Si un tiempo después te quejas de que no te lo devuelve, ¿cómo se definiría eso?


11 jun. 2015

Realidad aumentada

Curioso lo que me ha pasado con este libro, lo empecé hace un mes o más, y por un viaje, me olvidé de que lo estaba leyendo...

La cuestión es que el otro día me puse a pensar en como acababa el libro y me di cuenta de que lo tenía a medias, así que me puse y ahora sí sé como acaba el libro.

El autor en la presentación del libro se muestra muy agradecido por poder publicar su primer libro, así que yo le muestro mi agradecimiento también por las horas de entretenimiento que me ha proporcionado.

Es un libro de ciencia ficción, con acción, ciencia y filosofía de la vida, así que se puede decir que cumple con lo que se le puede pedir a un libro, entretiene y mantiene la tensión hasta el final.

No recuerdo como llegó a mis manos, así que poca cosa puedo decir sobre ello.

Y he leído que el viernes le darán más latigazos a un blogger en Arabia Saudí, así que agradezco haber nacido en este lugar, que por mucha mierda que veamos todos los días, al menos nos dejan el derecho a la pataleta. De momento...