15 nov. 2014

The gods themselves

de Isaac Asimov.

Buena novela de ciencia ficción con universos paralelos, fuentes de energía inagotables, viajes a la luna, diferentes tipos de seres vivos.

Se estructura en tres partes, la primera en "nuestro" universo donde casi por casualidad, pero sin el casi, un científico descubre una fuente de energía inagotable que se basa en el intercambio de materia con entre dos universos praralelos con diferentes propiedades, que hacen que sea un intercambio satisfactorio en ambos sentidos... con un pero, que otro científico quiere demostrar pero no puede.

La segunda parte es en el universo paralelo, el universo que realmente descubre esta tecnología y es el que lleva la voz cantante en el asunto, sin embargo el texto se basa más en el tipo de seres vivos que habitan allí y como es su ciclo de vida.

En la tercera parte nos encontramos en la Luna, donde el hombre ha creado una colonia/civilización unos años antes del descubrimiento de esta fuente de energía, no es simplemente una colonia y por eso la llamo civilización, puesto que debido a las diferencias de fuerzas de gravedad, los nacidos en la Luna no pueden volver a la tierra puesto que sus huesos no podrían adaptarse a la gravedad terrestre. Allí es donde uno de los protagonistas de los primeros capítulos vuelve a escena y se propone solucionar el pero que he comentado antes, que no solo suponía un reto personal para él, sino que podría significar salvar de la destrucción a nuestra parte de universo.

Y para poner un punto y final a la americana, el protagonista se follará a la chica de la Luna.