1 sept. 2015

La caza de hackers de Bruce Sterling

Hace días que lo acabé en la playa, pero hasta hoy, ya de vuelta no he sacado un rato para escribir sobre este libro.

Hace años que llegó a mis manos un fichero con The Hacker Crackdown y recuerdo haberlo empezado a leer, pero en algún momento de su lectura lo dejé, recuerdo que hablaba de phreakers y de blue boxes y que no logró captar mi atención, creo que fue hace más de 15 años si mal no recuerdo.

Como era algo que tenía pendiente, esta vez entre tanta lectura en inglés he aprovechado para leerlo en español, no pongo castellano porque la traducción está hecha por latinoamericanos, quizás algún español, pero hay algunas palabras que se ven traducidas cogiendo el diccionario y que son traducciones literales y no correctas, y otras que son palabras que aquí en España no utilizamos.

En fin, muy interesante ver que las predicciones que los defensores de los hackers (y no hackers, gente que tenía una BBS para dar información de juegos de rol, por poner un ejemplo) que sufrieron la operación policial en la que se basa el libro, no solo se han hecho realidad, sino que cosas como el big data y su utilización para controlar hasta el más mínimo detalle a las personas son ahora el pan nuestro de cada día.

Debería ser un libro de lectura obligatorio en las escuelas, sobre todo para los padres y profesores, porque la brecha digital que se está produciendo hoy en día, es cada vez más grande al ser más rápidos los cambios tecnológicos. Aquellos semianalfabetos que todos conocemos de la escuela o de nuestra familia, que ahora con un móvil han descubierto su vocación literaria, que nos obsequian con sus brillantes pensamientos matutinos, que lo más parecido a un libro que han leído en su vida es la portada del libro "Yo fui a EGB" y que han descubierto además el botón de Compartir, y de hecho comparten durante todo el día textos que ya compartían sus predecesores en esto del compartir cuando descubrieron el botón de Reenviar en su e-mail del trabajo, y nos obsequiaban bajo un millón de cuentas de e-mail de la gente que había reenviado y a su vez habían vuelto a reenviar un powerpoint con imágenes de paisajes muy bonitos con textos supuestamente escritos por el Dalai Lama, y como no recordar a Anna Swelund de Ericsson que nos iba a regalar un móvil si reenviábamos un mail a 10 personas con copia a ella, y que luego se fue a Nokia, supongo que ahora está en facebook y les debe intentar regalar un móvil Samsung a los que compartan un anuncio.

En fin, el libro es recomendable, entretenido (te saltas los listados de nombres de grupos de hackers o de bbs) y una amena lectura de verano.

Después he estado leyendo Las mil y una noches, que ya había empezado hace un tiempo, pero como es un relato de relatos, se puede leer a ratos libres y no te pierdes nada, lo que me está despertando el interés en informarme leyendo el Corán en qué piensan los musulmanes, porque además viendo las calles de mi pueblo y las imágenes de las noticias, va a ser más útil que aprender chino.