1 nov. 2016

La chica del tren

El libro estaba por casa y al final me he decidido a leerlo, la verdad es que acostumbrado al kindle, pillar un mamotreto de papel es un engorro, letra más pequeña, tener que pasar las hojas, poner el punto y que no se caiga... en fin, el progreso.

A lo que iba, al contenido, no al continente, el libro está en formato de diario, pero no acaba de cuadrar mucho que sea un diario escrito al uso, más bien es un "diario mental" abstracto, un resumen de lo que ha pasado poniendo fechas.

Se da el punto de vista de tres mujeres, treintañeras, inglesas, con un cacao mental que ríete tú de..., en fin, que a las mujeres las pone de locas y a los dos hombres de la historia como a dos salvajes violentos.

¿Se habrá convertido en eso la sociedad inglesa? Con lo que podemos ver en Salou, Lloret o Magaluf, puede que sea lógico, matemáticamente hay dos cálculos interesantes para las estadísticas, la media y la mediana, y últimamente parece que sería más interesante empezar a fijarse más en la mediana que en la media, porque unos pocos elementos pueden desviar mucho las medias.

En este caso, los protagonistas no son los que desvían la media, más bien parecen estar centrados en la mediana.

Y bueno, la trama del libro, mejor te lo lees o miras un resumen por ahí, no es muy original, pero bueno, se lee rápido y no te aburres en ningún momento, lectura ligerita para entrenerse sin comerse la olla.