13 mar. 2011

¿Nuclear? No, gracias.

Es lamentable que tengan que pasar tragedias como la de Japón para que la gente se de cuenta de los riesgos que tiene la energía nuclear.

Esperemos que haya suerte, sí digo suerte, porque no confío en los técnicos y los políticos que minimizan los efectos de lo que está pasando allí. Sigo, que haya suerte y no se produzca la fusión del núcleo de alguna de las centrales que ahora están en alarma.

Hiroshima y Nagashaki fueron obra de los locos de la guerra, pero llenar nuestro territorio de minas, sí minas antipersonas, que pueden explotar en cualquier momento y matar a millones de personas, a unas rápidamente y a otras lenta y dolorosamente, me parece que no es una cosa con la que se pueda hablar tan alegremente como lo hacen los políticos de todo el mundo.

¿Es Korea del Norte una potencia nuclear? Lo dudo, pero con un cohete convencional apuntando a una central nuclear, la explosión sería una explosión nuclear.

Pensadlo, de vez en cuando no va mal pensar.