24 mar. 2011

Sobre Fukushima

Sea cual sea el resultado final de las radiaciones, lo que me ha quedado claro es que podrían haber sido mucho menores si la prioridad hubiera sido evitarlas y no salvar las centrales.

Como siempre, la pasta antes que las personas.

¡Qué asco!