23 sept. 2011

Fin de la aventura...

Mi poca seriedad ha acabado con el proyecto que tenía para los próximos años de mi vida, que no era otro que vivir del cuento (del trading quería decir).

Podría poner como excusa que he empezado en el peor momento de la historia, pero no es excusa, muchas operaciones me han salido mal simplemente porque no he seguido las reglas, he actuado arbitrariamente, me he dejado en muchas ocasiones llevar por la codicia y en otras he sido víctima del pánico, por no hablar de la cabezonería con alguna posición que había demostrado haber dejado de funcionar.

En fin, que por suerte el perder el dinero no me ha hecho perder horas de playa, aún así, lo que más me jode es que se me haya juntado con la lesión de mi tobillo y lleve sin hacer karate ni jugar al tenis desde hace casi 2 meses.

Cuando una aventura se acaba, hay que empezar otra, y en eso estoy, puesto que en ningún momento he descuidado mi formación y he dedicado bastantes horas a mi reciclaje tecnológico, cosa que espero que me abra nuevas puertas en el mundo laboral, no me gusta madrugar pero si madrugo para hacer algo nuevo, pues luego es todo más llevadero.

Como esto ha pasado en septiembre, el extranjero tendrá que esperar porque no pienso irme a pasar frío, ya he cubierto mi cuota de fresquito con mis vacaciones en países nórdicos en agosto.

Conclusión para no olvidar: NO HAY NADA SEGURO.