2 oct. 2011

Octoberbeach

Como las circunstancias no me han permitido plantearme un viaje a la Oktoberfest de Blumeneau, tengo que conformarme con disfrutar de los últimos coletazos del verano en la playa de Mataró.

De lunes a miércoles el tiempo fue idílico, sin nubes, el agua lisa y transparente como una piscina... el jueves se levantó airecito y había que poner bien la toalla para que no saliera volando, aún así el agua seguía transparente aunque no lisa y si bien no invitaba a nadar, sí a darse chapuzones. El viernes y el sábado se veían nubes hacia el litoral que no invitaban a arriesgarse a acercarse a la playa, así que el viernes decidí quitarle el polvo a la bici y ver mi estado físico, el resultado fue muy positivo, casi 42 kilómetros y buenas sensaciones.

Hoy sí que el cielo estaba liso y hacia la playa que he salido, la Nacional II estaba cortada por una carrera de bicicletas y he tenido que hacer una pequeña odisea por el medio de Mataró hasta encontrar el paso subterráneo hacia la playa, hoy había mucha más gente que el domingo pasado, aún así he podido aparcar a la primera y disfrutar de 2 horas de playa, con buen sol, agua un poco revuelta y un poco de brisa marina pero que solo era brisa, no molestaba lo más mínimo.

En resumen, que mientras dure este buen tiempo, intentaré aprovechar para disfrutar de saludables baños de mar y hacer fotosíntesis bajo el sol mediterráneo, alternando mi mp3 y mi kindle. Espero que dure mucho, porque como dicen los Stark, "se acerca el invierno".