22 oct. 2007

Se hizo justicia

No suele pasar, de hecho pocas esperanzas tenía de que no pasara lo inevitable, pero los genios del vudú se olvidaron de que Iceman estaba ahí dispuesto a aprovechar la ocasión si aparecía.

Odio a los bocazas y este año me he hartado de oír a esos 2 niñatos hablar de lo buenos que eran.

Para colmo el asunto del espionaje, que se soluciona con una multita para no cargarse la emoción (si hubieran echado en aquel momento a los niñatos, Massa y Raikkonen se llevaban entre ellos 2 puntos, así que también hubiera habido emoción).

El ver TV3 me ha privado de momento (espero verlo en algún zapping o en youtube), ver los gritos del calvo de tele5 en la primera vuelta y cuando no le cambiaban las marchas a Hamilton.

Enhorabuena a Raikkonen, ha sido el que más carreras ha ganado y es el justo ganador del mundial, su coche se ha roto varias veces y no ha criticado a su equipo, al contrario que el bocazas amigo del calvo.

En mi blog se pueden encontrar múltiples alabanzas y críticas a Alonso, a mí los colores de la bandera nunca me han cegado, y como aficionado desde que vi un coche scalextric a la Fórmula 1, siempre me ha gustado que gane un buen piloto y no un pamplinas tipo Hill o Villeneuve. Raikkonen hacía tiempo que merecía un mundial, todo llega si se insiste.

En alusión a la bandera, con tanto hablar de ella, llega un momento en que incluso te produce una alegría interior cuando un español no gana por el simple hecho de no oír a los racistas de turno apelar al poder de la raza.

Como el Jueves, teníamos más titulares:

¡Joderos bocazas!
El vudú funcionó.
No pudo ser, sexto en la porra. (Digno puesto)
¡Sucedió el pedido milagro!.
Se rompió el mal fario, Kimi campeón.
Sí hay 2 sin 3.
Mutua Madrileña pierde su primer mundial.
Mclaren acusa a otros equipos de hacer trampa, ¡manda güebos!.
Por la boca muere el pez.