31 oct. 2011

The box

Hoy domingo he desayunado a las 8:30 de la mañana los deliciosos churros que ha hecho mi padre, luego me he vuelto a acostar, puesto que había vuelto a las 6 de la mañana. Me he vuelto a levantar al mediodía justo para acabar de ver una aburrida carrera de Formula 1. He comido carne empanada con patatas fritas. Después de comer he estado leyendo sentado al sol un par de capítulos de "El monje que vendió su Ferrari" (cosa por la cual estoy escribiendo esto ahora), con una mosca molestándome a ratos y cuando ya recogía un mosquito tigre que he descubierto en mi tobillo, lo he matado. Tras el rato de lectura, he encendido el ordenador y he estado trasteando un poco con el selector de gráficos del Etchart, me he conectado al Badoo a ver si volvía a charlar con la chica de ayer, pero no ha aparecido y he visto un capítulo de Arròs Covat. He cenado una pizza y después he visto con mi hermano la película The Box, la cual se puede calificar de visible, la idea es buena, ¿qué harías tú si te ofrecieran un millón de dólares pero a cambio sabes que morirá alguien a quién no conoces?. Después un capítulo de Como conocí a vuestra madre y otro de Californication. Y con eso y un bizcocho hasta mañana a las ocho... Bueno, no, como tenía el ordenador encendido, aprovecho para anotar en mi blog, cual agenda personal, lo que he hecho durante el día, uno de los ejercicios del monje del ferrari...