31 oct. 2011

Nunca tendré un Ferrari

Hoy he terminado de leer "El monje que vendió su Ferrari", un buen libro que sin duda releeré, ¿es un libro de autoayuda?. Probablemente, aún así, parece mentira que tengamos que leer este tipo de libros de vez en cuando para valorar lo que tenemos y replantearnos algunas cosas en nuestras vidas.

Hoy me he levantado razonablemente temprano, con esto del cambio de horario, voy un poco perdido, pero he desayunado un zumo de piña y un trozo de bizcocho buenísimo, luego he mirado un poco como amanecía la semana bursatil e informativa. Después he ido a comprar el pan al Veritas, no tenían integral con cereales, así que hoy solo integral, el de cereales tiene mucho más sabor y espero que más alimento. Como ha salido un rato el sol, he aprovechado para leer en la terraza un rato y he acabado el libro como he comentado antes. Al mediodía he comido macarrones viendo un gran partido de Davydenko, que ha ganado al cabeza de serie número 5 del torneo de Valencia, el francés Gilles Simon, se echan de menos los partidazos de Davydenko, pero es difícil mantenerse muchos años en la cumbre, solo unos cuantos elegidos lo consiguen. Hoy no he entrado en el Quinto Elemento, aunque ha dado entrada porque ha sido en el último minuto la activación y la entrada pegando a la MM200 y al máximo del día, demasiado riesgo, sobretodo teniendo en cuenta que tengo bastantes posiciones que dependen de que el mercado se tranquilice (VIX, lo que significa que hace falta que el mercado suba). He empezado a leerme un libro para aprender a programar en Perl y ya he hecho alguna prueba sencillita, tiene muchas posibilidades. He escuchado el disco "Endorfinas en la mente" de Chambao y he visto un capítulo de Arròs Covat. Después he ido al karate, he cenado un bocadillo de jamón, frutos secos y una manzana, y me he afeitado para irme de fiesta esta noche, ahora me acabo de sentar a escribir mi día y a leer un rato hasta que pasen mis amigos a buscarme.

Com dóna de sí el dia! :-)