19 oct. 2005

Política podrida

Ayer se hizo pública la sentencia del famoso caso Casinos, donde queda demostrada la corrupción del gobierno Pujol.

En este caso, se ve que salpica directamente a Unió, la parte más conservadora y religiosa de la unión de partidos llamada CiU. La culpable de que en el Estatut no se haya puesto que la escuela subvencionada debe ser laica.

En mi opinión, por muchas maragalladas que haga el actual presidente de Catalunya, nunca serán del nivel de corruptela (por mucho que se haya acallado el tema del 3%) que tuvo CiU cuando gobernó o el PP cuando gobernaba en España (¿nadie recuerda los cuadros de Álvarez-Cascos?, por poner un ejemplo cañí, digno del país...).

Que no vuelvan nunca, por favor, no hay que olvidar.