24 jun. 2007

Un San Juan diferente

Cena tranquila en compañía de poquitos amigos, partiditas de billar, charla divertida con anécdotas pasadas, risas e incluso historias de miedo.

A las 2 camino de casa, con sueño en el cuerpo, los años no pasan en balde.

Saliendo de La Garriga en unas calles vacías vemos unas 4 ó 5 personas tirando petardos, para mis adentros pienso, mira una familia tirando petardos con los niños, pero al pasar por el lado, son todos mayores de 40 años, veo que la ilusión no tiene nada que ver con la edad, no recuerdo la última vez que encendí una mecha.

A las 2:30 en la cama y con sueño, después de un día marcado por una divertida carrera de karts de alquiler con unos amigos, hoy me duele la rodilla cuando me la toco y la espalda la noto agarrotada, efectos secundarios de la diversión.

Mañana intentaré darme un baño reparador en la playa por la mañana, que dicen los del tiempo que igual vienen nubes esta semana que viene.