4 dic. 2007

Un paso adelante y dos para atrás

Cuando la Generalitat aprobó la nueva ley de la vivienda, me puse muy contento con el tema de obligar a alquilar los pisos vacíos.

Ahora resulta que es inconstitucional.

Así que me huelo que todo quedará en aguas de borrajas y los jóvenes tendrán que seguir vendiendo su libertad a cambio de un techo, la nueva esclavitud.

Yo creo que hay alternativas, pero los políticos son vagos por naturaleza y caraduras por vocación, así que soy pesimista.

Mi propuesta es simple: Impuestos por las nubes por cada vivienda en propiedad y una rebaja equivalente al impuesto de UNA vivienda en la declaración de la Renta, con lo que las personas no se vean perjudicadas por tener su vivienda en propiedad y sí por tener más de una vivienda cerrada (puesto que si la alquilan, con el alquiler ganarían mucho más de lo que pagan en impuestos por esa vivienda). Y si fueran los Ayuntamientos los beneficiarios de dicho impuesto, acabaríamos con la problemática de la financiación municipal, que dejaría de depender de la venta de suelo municipal y de los permisos de obras. También los municipios turísticos podrían rebajar ese impuesto para incentivar el turismo de segunda residencia, así cada ciudad podría elegir su modelo residencial.

En fin, yo aporto mi propuesta, la crítica constructiva debería ser una forma de actuar más utilizada.