27 sept. 2006

Mala leche

Desde hace un tiempo es más fácil sacarme de mis casillas de lo habitual, soy una persona que normalmente mantengo la calma, aquello de que la procesión va por dentro, pero claro, cuando exploto, exploto más fuerte.

Ayer fui a la piscina y tuve que soportar como una idiota se ponía en el carril donde estábamos 3 tíos nadando a una velocidad aceptable, la idiota iba muy lenta, cosa que se podría perdonar, pero lo que no tiene perdón es que cuando le ibas detrás y llegabas al final del carril, en lugar de dejarte pasar, se pusiera a nadar en la otra dirección como si nada.

Al volver a casa de la piscina tuve que esperar con el semáforo en verde a que se pusiera en rojo y volviera a ponerse en verde, porque un gilipollas bloqueó el cruce, cuando en la autoescuela claramente te enseñan a no bloquear los cruces en los semáforos.

Si hay algo que me indigne es la gente que no tiene sentido común, y que encima molestan al resto de gente que sí lo tenemos y que nunca haríamos lo que ellos hacen.

La peli "Un día de furia" no explicaba bien como una persona normal puede explotar, porque el tío de la peli era un perturbado.