17 ene. 2008

El tiempo vuela

Hoy hace un mes que volví a trabajar, me quedé sin vacaciones de navidad, pero después de 10 meses haciendo lo que me ha dado la gana, era pecata minuta.

Uno de los retos que me había propuesto era encontrar un trabajo que me obligara a estar concentrado en él durante todo el tiempo que estuviera allí, todo lo contrario de mi anterior trabajo, donde los momentos de concentración en el trabajo eran los menos. De momento la cosa pinta bien y el tiempo me pasa volando.

¿Es bueno que pase el tiempo tan rápido?. En el trabajo sin duda, el resto del día, hay que aprovecharlo, el haber eliminado el tiempo de desplazamiento, me permite dividir mis días en 8 horas de trabajo, 7 horas de dormir si hay suerte, 1 hora sentado comiendo y 8 horas para el placer, disfrute o como quiera llamarlo. Aunque las matemáticas no me cuadran, porque si saldo de trabajar a las 18 y me acuesto a las 25 eso dan 7 horas... y hay que cenar en ellas... en fin, que otro día vuelvo a hacer las cuentas, pero 6 horas de diversión deben dar para mucho, si no las aprovecho será culpa mía no puedo culpar al entorno.

La anécdota del día, la prensa habla de Gallardón como si no fuera de derechas, qué cachondos que son.