26 ene. 2008

Ya tengo ADSL2+

¿Y en qué se nota?.

Pues en que he estado una semana sin internet... por tonto, porque cuando tengo un problema parece que paso por diversas fases:

CABREO: El jueves acepté la oferta de Orange para mandar a la mierda a Telefónica y tener 20 megas por 35 euros al mes más IVA, ¿por qué no dan los precios con IVA?. ¿No son ofertas para particulares?. Una hora después ya no me funcionaba internet. Indignado llamé a Orange y me dijeron que no era una avería sino que ya me estaban efectuando el alta del nuevo contrato.

BÚSQUEDA DE UN CULPABLE: El YA LO SABÍA YO, de hecho se lo dije a la chica que me ofreció el cambio, ella me aseguró que en 2 horas como mucho estaría hecho el cambio y que yo no tenía que hacer nada. Pero pasé por alto un detalle: En unos días el técnico se pasará a instalarle el nuevo router y el decodificador para la televisión. Así que el culpable era el router que no tenía.

NEGACIÓN: Ante la falta de internet en mi vida, me dediqué en cuerpo y alma a mi proyecto final de carrera, he avanzado más en una semana que en varios meses.

ACEPTACIÓN: El contestador automático de Orange me aseguraba anoche que en aproximadamente 2 días recibiría mi nuevo router.

BÚSQUEDA DE UNA SOLUCIÓN: ¿Por qué no lo había pensado antes?. ¿No soy informático de profesión?. Los routers y modems se pueden actualizar. Ayer me bajé en el trabajo el driver del Sagem 800 y esta mediodía lo he probado, no ha funcionado. Así que esta tarde me he bajado el nuevo firmware del router Xavi 7768 y sí que es compatible con ADSL2+, así que tras varios cambios en la configuración del router, ya tengo conexión.

El router de Orange llegará algún día, ya no me corre prisa, la velocidad, de momento he notado que el Azureus en subida llega hasta 40 y pico Kbytes por segundo, el doble que antes, en bajada no he notado ninguna mejora comparado con el mega que tenía antes, y es que a partir de un mínimo de velocidad (1 mega creo yo) ya pasas a depender totalmente de la velocidad de las fuentes, la tuya no será casi nunca el cuello de botella.

En fin: ¡Que tengo derecho a internet!. Aunque los Servicios de Atención al Cliente no se hayan enterado.