19 oct. 2010

Martes 19 de octubre de 2010

Por segundo día consecutivo después de mucho tiempo, vuelvo a escribir mis pensamientos.

Los lunes suelen ser el día más asqueroso de la semana, la vuelta a la rutina laboral es lo que tiene, cuando uno no está a gusto con el trabajo que hace, pero bueno, es una elección personal.

Ayer probé desayunar solo un zumo de naranja y nada sólido, extrañamente, después de mi zumo de piña habitual a las 11 en el trabajo, no tuve los típicos ruidos y retorcijones de barriga que suelo tener hacia la 1 cuando el estómago empieza a pedir comida.

Hoy me he comido una rosca después del zumo y desde antes de la 1 el estómago está cantando de lo lindo, es curioso.

El frío parece que ha llegado para quedarse, así que ya voy bien abrigado, aún no tengo que encender la estufa de los pies, pero a este paso pronto tocará. Será el enfriamiento global, ahora que Ansar se ha pasado al bando de los que dicen que hay que luchar contra el calentamiento global (con lo que nos calentó él cuando gobernaba), seguro que esto ahora se enfría a saco.

La clase de karate de ayer estuvo muy bien, acabamos reventados, y me lié con una combinación de kokutsu-dachi y neko-ashi-dachi, tengo que mejorar la concentración.

Y bueno, aquí estamos viendo pasar la vida...