27 may. 2005

Viernes de verano

Según convenio desde hoy hasta el último viernes de septiembre, todos los viernes entro una hora antes y plego a las 14:30 y ya no tengo que venir por la tarde.

A las 3 llegaré a casa y comeré, después podré echarme una siesta como mandan los cánones y a eso habré dedicado las horas que hubiera estado aquí trabajando.

Esto de los viernes intensivos es un raro invento, ya que se consiguen perdiendo días de fiesta, yo la verdad es que prefiero tener más días de fiesta, porque para dormir una siesta, prefiero dormir por la mañana unos cuantos días (tampoco da para muchos). Es que a mí esto de estar saltando de alegría por no tener que trabajar el viernes por la tarde durante unos pocos meses no me va, si tienes que comer a las 3 y tienes que hacer la digestión, ¿a qué hora estará mi cuerpo preparado para jugar a tenis o salir en bici?. Pues casi a la misma que si hubiera hecho el horario normal.

Otra cosa sería hacerlo todos los días, porque te acostumbras al horario y lo planificas todo, pero solo los viernes no me vale para nada, cuando estoy hecho mierda es el lunes por la mañana no el viernes por la tarde que está ya uno con las pilas a tope para el fin de semana.