1 dic. 2005

Torpe

No sé qué me pasa últimamente pero soy un peligro con los cuchillos.

Hace un mes ó 2 me corté el dedo gordo cortando el queso.

El martes ya fue el colmo, abriendo una nuez me clavé el cuchillo en la palma de la mano.

Precisamente echo la culpa al último análisis de sangre que además de decirme que vuelvo a estar bajo de plaquetas me dice que estoy a 224 de colesterol, y como dicen que las nueces van bien contra el colesterol, pues venga a abrir nueces...

Por suerte, aunque sigo siendo un mariquita para el dolor y me pegó un mareo de esos tontos que me dan cuando me pongo a pensar en cosas chungas de salud (nunca viendo las guays operaciones de nip/tuck), parece que mis escasas plaquetas funcionan bien porque la hemorragia para la profundidad del pinchazo (poco más y me atravieso la mano), no sangré mucho y con un par de tiras de esas pequeñas parece que el tema está controlado.

Hoy me duele más la vacuna del tétanos, (desde los 11 años no me la ponía... 20 años hace ya...) que no me dolió el pinchazo, pero desde ayer por la noche me noto agarrotado el hombro.