3 jun. 2011

La mierda de la Ascensión

Si hoy hubiera sido un día normal, a las 2 y media habría estado comiendo, pero como era festivo, pues estaba delante del ordenador y le di al botón del pánico, la bromita me ha costado 300 euros.

Al menos he podido disfrutar de 2 partidazos de tenis, Nadal-Murray y Djokovic-Federer.

Invictus ha caído de una forma extraña, el segundo set lo ha jugado fatal, como si quisiera desconcentrar a Federer sin acabar de conseguirlo del todo, en el último, Federer se ha hecho caquita en los pantalones y solo los errores de Djokovic (errores no vistos este año, no se le ha visto la tensión que requería el partido, algún día sabremos el porqué), le han dado la victoria cuando ya apenas se debía ver la bola (a las 9:30 de la noche yo he estado jugando a tenis hace una semana y sin luces... no sé yo como veían la bola).

En fin, que Nadal habrá celebrado bien su cumpleaños, porque a Federer le puede ganar la final (o Federer la puede perder, porque juega contra sí mismo).

Mañana seguirá el tiempo variable, así que será otro día de tele, formación y lectura, los días festivos ya no son lo que eran...