7 jun. 2011

Roland Garros 2011

Este año he podido disfrutar de más partidos de lo normal de Roland Garros, gracias a mi nueva libertad.

Debido al buen tiempo que hizo la primera semana, solo vi algún partido como el de Djokovic y Del Potro, donde Djokovic volvió a exhibir su nivel de Invictus demostrado desde el Masters 1000 de Miami (si mal no recuerdo el anterior fue Philip Islands, donde tanto Federer como Nadal pudieron ganarle y perdieron por sus propios errores).

En fin, que se olía una final Nadal - Djokovic, y además Nadal empezó sufriendo con el cañonero Isner (un cañonero inspirado es un peligro para cualquier tenista) y jugando un poco por debajo de su nivel habitual en tierra batida.

El salto de calidad de Nadal llegó en el partido contra Soderlink, ahí ya volvió a jugar más largo y demostró que estaba a buen nivel, luego con Murray también dio buena imagen.

Por el otro lado del cuadro, la semifinal Djokovic - Federer prometía calidad, Nadal es todo lucha y saber estar, pero estos 2 tienen un talento que hace babear a los amantes del tenis, el primer set fue de babero XXXL, el segundo parecía una comedia estratégica de Djokovic fallando lo que no fallaba estos últimos meses ni con los ojos cerrados, el tercer set pareció confirmar mi opinión, pero en el cuarto, volvió a hacer fallos y no fue capaz de ganarle el set a un Federer agarrotado que era incapaz de ganar una pelota de break, todas las que hizo fueron errores no forzados de Djokovic.

Así que para el cumpleaños de Nadal, Federer le regaló la eliminación nocturna de Djokovic (yo he jugado a las 9 de la noche y sin luz se ve fatal).

La final prometía una victoria fácil de Nadal, pero Federer empezó con la táctica bien clara y nos quiso dar algo de emoción, machacar el revés de Rafa, hasta el 5-2 todo bien, pero luego empezó a tirarle a la derecha y así le fue, 7-5 para Nadal que le metió 7 juegos seguidos, se enchufó y ganó el segundo set también. En el tercero, Federer sacó su talento y Nadal hizo errores no forzados en las pelotas de break que tuvo Federer, que se agarrota de mala manera desde hace un par de años cada vez que tiene bola de break. En el cuarto, Nadal subió el ritmo y Federer no tuvo opciones.

En fin, antes de ver el partido mis hermanos y yo sabíamos el resultado: Nos cabrearemos con Federer.

A ver si podemos ver otra final entre estos 2 fieras en Wimbledon.