24 may. 2004

Carta Vélez

Este viernes pude asistir al concierto más apoteósico de los muchos que ya he podido ver de Hotel Cochambre. El público cantando como locos desde el principio, no pudo decir su típica frase "esto se hunde como el Titanic"...

Su repertorio va ampliándose con el tiempo, y el concierto del viernes y el del sábado fueron completamente diferentes, algunas canciones irreemplazables sí que se repitieron, pero en distinto orden, y los popurríes de rock español y rock catalán, se hicieron uno el viernes y otro el sábado.

La cuestión es que la novedad este fin de semana fue la inclusión de un vals (ahora no se si va con b o con v...), pero no un vals cualquiera, el mítico "Oh Michel, ¿donde estás? bien seguro que recordarás...". Mi mente se colapsó con el recuerdo de tantos años de oír esa canción cantada por Alfonso Arús, cuantos terremotos futbolísticos que provocó esa canción...

Mis nuevos y amplios conocimientos del idioma francés me descubrieron un trozo de la canción que no conocía... "voulez vous dancer avec moi?, ¿Quieres que bailemos un vals?".

La cuestión es que el viernes no estuve al quite y el vals duró largo rato, pero me juré a mí mismo que el sábado sacaba a alguna a bailar el vals (pese a no tener ni idea, era la ocasión perfecta para pillar a alguna solitaria desprevenida...). Pero siempre juro en vano y no tuve huevos de hacerlo.

El próximo mes habrá dos nuevos conciertos de Hotel Cochambre en el Piano Blau, dejo aquí por escrito que de ese día no pasa, tengo que aprovechar y jugar la carta Vélez.