13 may. 2004

La eterna duda

Yo cuando veo a alguien tosiendo y con mala pinta, le digo, ¿qué narices haces trabajando? Vete a casa.

Hoy soy yo el que tiene mala pinta, de hecho desde ayer, me desperté con la espalda dolorida y mucha mocosidad, creo que no tengo fiebre y la cabeza está relativamente bien.

No sé si será gripe o anginas, la cuestión es que nunca me ha parecido bien que la gente vaya repartiendo virus por ahí.

Supongo que el hecho de no estar lo suficientemente mal como para no ir al trabajo, hace que vayamos, sin tener en cuenta que podemos provocar que alguien se contagie y esté así dentro de unos días.

Si no hubiera ido al trabajo, no se hubiera parado el mundo, sin embargo, ahí estoy y espero que nadie se contagie, porque bastante cargo de conciencia tengo ya...