19 jul. 2005

31

¡Como pasa el tiempo!

Como cada año por estas fechas, toca cumplir un año más, buena señal el poder contarlo.

Mi vida no ha cambiado prácticamente desde que salí de la universidad con 23 años y me puse a trabajar en el mundillo de la informática.

Si bien los primeros años salté rápido de trabajo en trabajo buscando mejores sueldos y sobretodo, acercarme a casita, una vez conseguido esto último, llevo ya 5 años en el mismo curro, por lo cual la rutina diaria es borrada por el cerebro como cuando no te acuerdas de si has cerrado con llave la puerta de casa como cada día.

Conclusión, que cuando me preguntan mi edad me lo tengo que pensar, pues sigo siendo el mismo y haciendo lo mismo que cuando tenía 26 años.

He conocido a gente nueva, pero hay que reconocer que en los años de saltimbanqui laboral conocí a muchísima más gente, incluso tengo que reconocer que en el trabajo en el que me he quedado es donde menos "colla" he hecho con los compañeros, quizá el hecho de no ser una empresa llena de informáticos sino que los informáticos somos... 2, antes 1 solo, hace que lleves una dinámica de cafés fuera del standard, cosa que limita mis oportunidades de vida social en el curro.

Tengo que liarme ya pronto la manta a la cabeza si quiero que mi cerebro retenga nuevas experiencias, de momento sigo con el culo pegado a esta silla y cada vez va costar más despegarlo, soy un cobarde, pero tampoco debería quejarme... ¿en qué otro sitio podría estar yo escribiendo esto a estas horas?.

Bueno, hecho el balance, será cuestión de proponerse retos para este nuevo dígito que cambio en el casillero.