18 jul. 2005

Fuego

El sábado mientras bajaba felizmente con mi bicicleta por los bellos parajes boscosos que hay en mi comarca, le comentaba a un amigo el polvorín en que estaba convertido el bosque, bajo los pinos había una capa de ramaje seco impresionante.

Ayer estuve todo el día fuera de casa y no me enteré hasta por la noche que habían muerto unas cuantas personas intentando apagar un fuego por el centro de España.

Para colmo me enteré que el incendio fue culpa de unos domingueros que hicieron un fuego en una zona no permitida.

En este país ni las autoridades competentes ni los ciudadanitos de a pie parecen tener ni un dedo de frente.

En mi comarca, además de unos bosques muy bonitos, también tenemos una cárcel llamada "Quatre Camins", llena de gente ociosa que no da un palo al agua y a la que damos techo y comida cada día con nuestros impuestos. ¿Qué costaría atarles unas cadenitas largas a los pies y darles unos rastrillos y unos cubos para que limpien los bosques?

¡Asco de país y de sociedad hipócrita en la que vivimos!