17 nov. 2004

Seguimos en ello...

No se podrá decir que mi primer libro de Vázquez Montalbán sea precisamente un tocho, pero lo vi tan chulo allí en la estantería de la biblioteca que no pude resistirme "Reflexiones de un Robinsón ante un bacalao" es un libro finito, pero con un título que invita y atrae.

También es pecado el no haberlo acabado en los varios días que le he dedicado ya a su lectura, pero es que ayer leyendo desde antes de las 11 en mi camita, se estaba tan bien que no pude resistirme a apagar la luz e intentar dormir 8 horas cual un niño que tiene que ir al colegio al día siguiente.