5 may. 2006

Odio madrugar

El inicio del horario de verano que nos deja las tardes del viernes libres a cambio de días de fiesta y de entrar una hora antes y salir una más tarde la mañanas de los viernes, me hace reiterarme en el hecho de que odio madrugar.

Siempre he dicho que para mí la libertad sería no tener que usar nunca el despertador, una vida que se rige por el momento en el que suena el despertador es síntoma de mi esclavitud.

Ayer hice mi declaración de la Renta y me di cuenta de que soy un pésimo jugador de bolsa, en el 2005 mis beneficios no ha llegadon ni al 2% del capital que tengo para invertir, así que con una inflación del 4%, puedo afirmar que estoy perdiendo dinero.

Por poner un ejemplo, hace un par de meses aproximadamente no acudí a la opa de prisa sobre sogecable, al precio actual de las acciones de sogecable, he perdido (algunos dirán que he dejado de ganar, pero como era una operación segura, puedo decir que he perdido) 700 euros. 700 euros no te sacan de pobre, pero ayudan a darse algún caprichito sin remordimientos de conciencia. (Bueno, caprichitos no, pero para pagar la inscripción de casi 3 carreras del campeonato de cataluña de mi hermano, no os creáis a aquellos que dicen que Alonso era pobre).