8 nov. 2011

Lunes con susto

Despertarse a las 6 de la mañana sobresaltado al oír como alguien se ha caído por las escaleras de casa es una experiencia que no mola nada. Por suerte mi madre está bien.

Me he levantado a las 9 y pico, he desayunado zumo de naranja y bizcocho, he hecho un poco de tiempo antes del webinar de mi nuevo trabajo online, después he ido al banco con mi padre a ver qué pasaba con la tarjeta hop del banco popular, vaya engaña abuelos que están hechos, un 26,82% TAE por todo lo que pagues con la tarjeta... sin comentarios.

He comido arroz a la cubana y de postre manzana. Después sesión de bolsa con un quinto elemento que me ha puesto de los nervios y lo he cerrado con 4 puntos después del fiasco del viernes, que no pagó por 25 céntimos para hacer mínimo justo cuando me tenía que ir al gimnasio y tuve que vender, para luego irse arriba y cumplir el objetivo. Hoy el segundo del día también ha cumplido pero lo he tenido que cerrar en tablas a la hora de ir al gimnasio. Voy a tener que programar una macro en excel para poder dejar los quintos abiertos, pero tampoco, ahora que pienso, si falla internet... puede ser una catástrofe.

Hoy solo he leído 2 ó 3 páginas del tutorial de perl, a ver si mañana le doy más caña. En el gimnasio hemos hecho una clase legen... daria, mañana espero tener agujetas, sería una fantástica noticia, además la rodilla no me ha molestado nada.

De cena tortilla de patatas y manzana de postre. Un capítulo de Californication y a leer un poco los correos, el facebook, los blogs para hacer la digestión.

Y ahora a dormir, que ya toca.