1 sept. 2005

Se acabó agosto

No quedan días de verano... es lo que dice una de las canciones que más nos han machacado en la radio, y no es que no me guste la canción, pero la podían haber sacado como single el 21 de septiembre, porque todo el verano escuchando que no quedan días de verano... pos como que agobia un poco y te hace pensar en lo efímero de las vacaciones.

En mi última semana de vacaciones, cogí el ordenador y empecé a investigar las combinaciones de bonoloto que me iban a alargar esas vacaciones, invertí en bolsa en los chicharros con mayores subidas del año, pero ya se sabe que lo que se hace a la desesperada no suele funcionar, y claro, no hubo manera de hacerme millonario en una semana y he tenido que volver al trabajo.

Por suerte sí quedan días de verano, y espero que al menos los fines de semana haga buen tiempo para disfrutar de esos días de septiembre con el agua caliente del Mediterráneo y playas semidesiertas, pues la gente en mayo está desesperada por llegar a la playa, pero en septiembre ya están hasta el gorro de tanta playa.

Mi raya del bañador cada vez es menos relatora de mis horas al sol, y es que cada vez me tengo que poner protección solar de número más alto para no pelarme en verano, por mucho que nos digan que no hay cambio climático o que el agujero de la capa de ozono está en el polo sur, algo está cambiando y no es muy difícil ver las pistas.